0
Your cart is empty!
Odoo CMS - a big picture

Vitaminas y Minerales

Vitaminas, minerales y omega 3

Los minerales son elementos químicos imprescindibles para que el metabolismo corporal funcione adecuadamente, sin minerales el organismo no podría funcionar correctamente.

Porque si no tenemos adecuados niveles de minerales, no se absorberán adecuadamente las vitaminas y los ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6.

 

Para aprovechar las propiedades de los ácidos grasos poliinsaturados esenciales Omega-6 y Omega-3 debemos tener muy en cuenta que será necesario disponer de unos niveles adecuados de las vitaminas B3, B6, C y biotina, así como de los minerales magnesio, calcio y zinc, para que las enzimas necesarias transformen omega-3 (ácido graso alfa-linolénico, ALA) en sus derivados EPA y DHA también llamados Omega-3, así como del LA en GLA (Omega-6), puedan desarrollar correctamente su actividad.

Estos nutrientes intervienen en la biosíntesis de los ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 y, algunos de ellos, son potentes antioxidantes. Tenemos que saber que la sinergia de nutrientes es necesaria para que el organismo funcione correctamente.

En algunos casos es recomendable suplementar la dieta con un complemento alimenticio que aporte vitaminas y minerales (multivitamínico). De esta manera, garantizaremos al menos unos niveles nutricionales mínimos para el adecuado metabolismo de los ácidos grasos en el organismo.

Para tener buenos niveles de vitaminas y minerales es importante tener una dieta equilibrada. Pero incluso cuando seleccionamos los alimentos adecuados, no siempre contamos con los nutrientes que esperábamos encontrar. Los valores nutricionales de los alimentos en las tablas de los libros tan sólo tienen un carácter orientativo, ya que la cantidad real presente en el alimento que se sirve, puede oscilar hasta en mil veces con respecto a dichos valores. Las variedades, el agotamiento de los suelos, la recogida antes de la maduración, las pérdidas que se producen durante el transporte, el almacenamiento, el procesado y el cocinado, así como los residuos, son los responsables de esta diferencia.

Como ejemplo, los procesos tecnológicos industriales y culinarios (por ejemplo, el tratamiento a temperatura elevada o la desecación mal controlada) pueden provocar daños en las proteínas. Normalmente el aminoácido más frecuentemente afectado es la lisina, pero también sufren la inutilización otros aminoácidos como cisteína, metionina, arginina, triptófano e histidina, entre otros.

Las vitaminas más sensibles a estos procesos industriales son normalmente: la vitamina C (se pierde aproximadamente un 10% durante el proceso de congelación) y la tiamina o vitamina B1. Asimismo las verduras poco maduras a la hora de la recolección (p.e. tomate) llegan a presentar un 30 % menos de vitamina C.

En el caso de enranciamiento u oxidación de los lípidos se afectarán las vitaminas A y D así como los ácidos grasos esenciales.

Una forma de asegurarnos que incorporamos la cantidad adecuada de nutrientes, es tomar suplementos nutricionales junto con las comidas, aunque estas nos parezcan equilibradas. Esto no es simplemente una recomendación para tomar grandes cantidades de suplementos, es el consejo de incorporar la cantidad adecuada, esto es, la dosis óptima.

Para obtener el máximo provecho de la suplementación nutricional, es necesario alcanzar un intenso estado de SINERGIA en el cuerpo. La sinergia se origina cuando la interacción entre los diferentes compuestos produce efectos que son mayores que la suma combinada de los efectos individuales de cada uno.

Para facilitar su beneficio óptimo, cada vitamina, mineral o cualquier otro nutriente, debe ser eficazmente absorbido, distribuido, metabolizado y utilizado; asimismo, debe participar en una amplia gama de interacciones sinérgicas con las enzimas, los cofactores, otros nutrientes, etc.

Las vitaminas, los minerales o cualquier otro nutriente se aprovecharán mejor por nuestro organismo si son naturales (a partir de extractos de alimentos) en comparación con las formas sintéticas (fabricadas por la industria).

Sin embargo, algunos factores como la genética, la dieta, el estilo de vida, el sexo, la edad o los niveles de estrés, pueden afectar a la capacidad del cuerpo para generar un nivel elevado de sinergia, por ello, la eficacia de un complemento alimenticio puede variar significativamente de una persona a otra. En definitiva, el entorno bioquímico y fisiológico del organismo es el que determina lo beneficioso que será un complemento.

Los mejores minerales y vitaminas se obtienen a partir de alimentos naturales, pero si tenemos que elegir un suplemento multivitamínico (natural) es aconsejable buscar estos productos en tiendas especializadas, herbodietéticas y tiendas ecológicas.

 

 

Referencias Bibliográficas

Esta información tiene únicamente fines informativos y orientativos, no intenta reemplazar el consejo o tratamiento médico y, bajo ninguna circunstancia, deberá ser considerada como forma de asistencia médica sobre el tema. La base que sustenta esta información está fundamentada en estudios científicos (ya sea en humanos, animales o in vitro), la experiencia profesional y el uso tradicional. En caso de tener algún problema de salud consulte siempre con su profesional de la salud. La empresa LinoVita no se hace responsable respecto a cualquier pérdida, daño o perjuicio causado por un uso indebido de la información contenida en esta web y la falta de consulta previa a un médico, farmacéutico o nutricionista.