Libro La Dieta Budwig

En este libro encontramos mucha información sobre ácidos grasos esenciales omega-3 ALA y omega-6 LA. La Dra. Johanna Budwig nos explica como el aceite de lino mezclado con requesón nos puede solucionar muchos problemas de salud.

12,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad

  • Compra segura garantizada Compra segura garantizada
  • Envío Gratuito para compras de más de 32€ Envío Gratuito para compras de más de 32€
  • 30 días, devolución del dinero 30 días, devolución del dinero

En este libro encontramos mucha información sobre ácidos grasos esenciales omega-3 ALA y omega-6 LA. La Dra. Johanna Budwig nos explica como el aceite de lino mezclado con requesón (Crema Budwig)  nos puede solucionar muchos problemas de salud.

Muchos de nosotros hablamos la “Dieta Budwig” para honrar su nombre, pero la Dra. Johanna Budwig habló de su dieta: “No tiene nada que ver con una dieta estricta. Sólo se trata de reconocer que es LO MEJOR PARA NOSOTROS, qué alimentos aportan beneficios mínimos y  que alimentos SON ALTAMENTE TÓXICOS. La decisión de qué alimentos tomamos es completamente nuestra.”

Más información sobre biografía de la Dra. J. Budwig. Pincha aquí

¿Hay algunos ensayos científicos de la Dieta Budwig?

No. Pero hay dos cosas que deberíamos analizar.

La primera, hay ensayos clínicos sobre los omega-3, (podemos encontrar en PubMed), que confirman de los beneficios de los omega-3 para nuestra salud.

Segundo, los hechos reales de su teoría se convierten en algo práctico de sanar humanos con su método, por eso los jueces en Alemania le daban en todos los juicios la razón a la Dra. Johanna Budwig.

Hecho real que deberíamos analizar. Los juicios contra la Dra. Budwig.  

Estos son los fragmentos del libro sobre juicios – libro ”La Dieta Budwig Revisada” Autor Dr. Raymond Hílu, discípulo directo de la Dra. Johanna Budwig:

 

A menudo he sido citada por los tribunales. Los casos se resolvieron a mi favor. Eran acusaciones hechas por los Consejo Médicos Generales. En Freudenstadt se pidió que el caso se solucionara en otra ciudad, ya que todo el Tribunal del distrito iba demasiado a mi favor. En Rottweil, fui absuelta una vez más. Después de una segunda audiencia del juez del distrito, instigado por el Consejo Médico General, el asunto se trasladó al Tribunal Principal de Sesiones de Stuttgart para su veredicto. Allí también hubo absolución. Cuando los métodos jurídicos no tenían ningún éxito, los ataques se hacían a través de los periódicos. Tuve la oportunidad de contestarles.  Debido a estos ataques públicos, más pacientes que nunca vinieron a consultarme y a tratarse. Ahora estoy en la posición afortunada de ser capaz de decirles que entre los médicos generalistas (la mayor parte de ellos, los más sensibles), están a favor de lo que hago. Sólo las instituciones y sus dirigentes defienden los métodos obsoletos.

 

 ¿Y qué hago en realidad? Doy productos simples y naturales a pacientes con cáncer. Esto es todo. Saco la gente enferma del hospital, cundo se les ha dicho que no les queda más de una hora o dos de vida según confirma el diagnostico, cuando el paciente está completamente moribundo. En muchos casos puedo ayudarlos en una manera rápida y definitiva.”

 

“(…) Lo remarco: es incorrecto considerar los tumores como un simple problema de crecimiento excesivo y tratarlos solamente con métodos de inhibición del crecimiento como la radioterapia, las hormonas y la cortisona. Soy consciente de que es una afirmación atrevida. Lo sabía cuándo afirme lo mismo en la radio 1956. Pero debe decirse alto y claro para que los que están sufriendo puedan finalmente conseguir una ayuda efectiva.

Como prueba de lo que acabo de decir y para facilitar la toma de decisiones puedo añadir: cuando “Zentralausschub fur Krebsforschung (Sede Central de Investigación del Cáncer) en Alemania, representado por tres profesores, intentaron emprender acciones legales contra mí, sólo por la afirmación que acabo de hacer, el juez que presidía la mesa dijo: “Los documentos de la Dra. Budwig son concluyentes. Se produciría un escándalo en el mundo científico porque el público apoyaría con seguridad a la Dra.”. Aconsejó a los doctores que retiraran su acusaciones, pero eran tercos y no le hicieron caso. Entonces, incluso el vicerrector de la Universidad, que era jurista, se vio envuelto. Se declaró nulo el caso para evitar protestas de la gente. (…).”

 

Los jueces, que en su tiempo tenían un dilema muy grande, declarar CULPABLE a la Dra. Budwig y mandarla a la cárcel por lo que hacía con sus pacientes (llevaba los enfermos de los hospitales a su casa) o declarar INOCENTE después de que ella presentaba a los jueces análisis de sus pacientes antes de su tratamiento (solo con alimentos) y después.

 

La Dra. Budwig ha demostrado a los jueces y a muchos médicos que su teoría es efectiva para muchas enfermedades incluidas las más graves.

Otros fragmentos del libro:

“(…) Es mejor utilizar grasas triple insaturadas (con tres enlaces dobles, omega-3 ALA) preparadas a partir del aceite de lino, junto con la sustancia que las disuelve fácilmente, es decir, el requesón. Muchas persona cultas y experimentadas se sorprenden e irritan al saber que pueden curar síntomas médicos graves con requesón y aceite de lino (…)”

 

“(…) Cuando en una situación como la descrita proporcionamos grasas activadoras de la respiración y evitamos la ingestión de conservantes, un gran número de pacientes considerados incurables por muchos médicos, pueden recobrar la salud (…)”

 

“(…) A menudo me llevo pacientes muy enfermos de cáncer del hospital donde se les ha diagnosticado solamente unos días de vida, o quizás unas horas. Suele ir acompañado de muy buenos resultados. Lo primero que me explican los pacientes y sus familiares es que en el hospital les han dicho que ya no podrían orinar o producir movimientos del intestino. Sufrían tos seca sin ser capaces de crear mucosa. Todo estaba bloqueado.

Les anima enormemente cuando de repente, con todos estos síntomas, las grasas de superficie, activan, con su riqueza de electrones, empiezan a reactivar las funciones vitales y el paciente inmediatamente comienza a sentirse mejor. Es muy interesante preguntarse cómo es posible este cambio repentino. Tiene que ver con el modelo de reacción, con el carácter de los electrones (…)”.

 

Conclusión;

Está claro que hasta que no se hagan ensayos clínicos sobre su teoría no vamos a saber si es efectiva o no, pero algunos piensan que lo que hacía (llevaba a los pacientes a su casa y les trataba con mucho éxito) vale más que cualquier ensayo clínico científico a base de pruebas de doble ciego, con animales o pruebas in vitro etc.

Nosotros, los consumidores, tenemos el dilema de esperar a la ciencia o, fiarnos de la Dra. Budwig y los jueces y consumir los alimentos como el aceite de lino con requesón de forma habitual, sin esperar a la ciencia para prevenir las enfermedades.